Pueblo de Brujas

De vuelta a casa.

Después de diez días, hoy, he lavado el pañuelo que cubrió mi cuerpo escasos momentos a la entrada del Temazcal. Suelo de Tierra y sudor, humedad y gritos… El barro que se formó y el pañuelo que me acompañó se hicieron uno, decidí llevármelo así. Pañuelo de barro. Olor a Tierra mojada.

Antes de volver hice una parada.

Pueblo de Brujas. Lugar entre montañas y valles. El pueblo con más caza de brujas de toda Europa. Fui. Visité la cueva. Lloré.                               El lugar donde celebraban los Akelarres era impresionante, una cueva enorme, riachuelos que brotaban de las paredes, como la lujuria de aquellos momentos en que todas entrabamos en éxtasis. ¿Recuerdas?                                                                                                                       Nosotras solo queríamos danzar en círculo, quitarnos la ropa para estar si cabía, más cerca de nuestra Madre Tierra, los animales y plantas medicinales que encontrábamos a través de nuestro olfato, remedios para curar a quién después nos quemaría.

Y nos endiñaron  a un macho cabrío que aparecería durante nuestras danzas y saciaría nuestro supuesto vicio. También nos condenaron por ser sirvientas del mal y encomendarnos al diablo, matar niñxs para nuestros rituales y volar en escobas.

Era imposible, para mentes que necesitaban una religión para mantener el orden y un porqué de todo, entendieran que el placer más potente que sentíamos en aquellos momentos era totalmente íntimo, con nuestro propio cuerpo, desarrollando así un vasto conocimiento de la Naturaleza que nos rodea, nadie venía a penetrarnos con un enorme falo ardiente, para eso ya teníamos el fuego, aquello no eran orgías, eran Círculos de Mujeres. Mujeres que decidieron ser libres, conocer el entorno, conocerse a si mismas y hacer magia.

Pues no.   ¡A la hoguera! Nada de mujeres libres. Y la palabra BRUJA sembró el pánico durante años.

Yo me senté en un rincón de la cueva, a escuchar las piedras. Me abracé con placer. ¿Cuántas veces habría hecho el amor allí con quién yo amara? No con un medio hombre medio cabra que me babeara el cuerpo, sino con un HOMBRE que respetara mis momentos de danza con otras mujeres, mis silencios al hablar con los árboles y la intimidad de mis alquimias a media luz cuando sangraba entre las piernas, más dentro que fuera.                                                                                                                                                                                                                                   Oí risas y gritos de júbilo, de viejas y doncellas. Imaginé pechos turgentes y jóvenes, pechos fláccidos, descolgados, sabios y sensuales, caderas enormes y estrechas, vientres relajados, voluminosos, estriados, redondos, pies descalzos, melenas al viento, gritos al aire y todas danzando.

Aceptándonos y compartiendo.

De golpe sentí frío. Había zonas de la cueva donde hacía frío y mi visualización cambió. Sentí lo que sentí en aquellos entonces cuando entraron para exterminar todo rastro de felicidad y vida. Sentí cómo apagaron nuestro fuego, nos arrancaron del círculo y nos llevaron a juicio intentando que sintiéramos vergüenza o arrepentimiento por ser libres.

Me levanté de ahí y metí los pies en uno de los ríos que atravesaban aquel lugar. El agua estaba limpia, más que transparente y muy fría. Unos ojos que me observaban me preguntaron,

-¿Estás bien?

-Sí, muy bien… pobres de nosotras, ¿porque nos hicieron todo aquello? hubiera sido hermoso el legado que tendría hoy en día la mujer si los conocimientos hubieran trascendido el miedo.

Hoy en día sucede lo mismo, exactamente lo mismo, ahora se llaman sociedad, prototipos, modas, todxs aquellxs que nos quieren hacer dudar de nuestro poder, sabiduría y placer.

Hoy en día somos geneticamente igual que hace 400 años, el mismo saber está en nuestras células, nuestra memoria y nuestro Útero, sólo debemos seguir removiendo el Caldero y usar la escoba para barrer la porquería porque para volar, ya tenemos alas.

Hoy he lavado el pañuelo de barro culminando así otro hermoso viaje, no lo he conseguido, sigue lleno de historia y de barro.                              Así se queda.

Con Amor,

Rous.

Imagen

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Pueblo de Brujas

  1. KAROL

    BELLISIMO QUERIDA HERMANA¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: