Dicen sobre Rous

En este espacio de expresión es donde las Mujeres que han participado en la primera Formación, talleres, Círculos y clases de danza conmigo dejan su testimonio, sus impresiones, los retos que se han encontrado al encontrarse a ellas mismas y sobretodo y lo más importante para mí, sus sentimientos.

Creo que es una buena forma de compartir cosas que todas llevamos dentro, cuando una Mujer habla sobre sus miedos, limitaciones y patrones de alguna manera todas decimos:

_Oh si! A mi también me sucede eso!

Al fin y al cabo cuando una habla fuerte de lo que ya no admite en su Vida y reconoce todas las carencias que ha tenido se abren espacios donde las demás Mujeres se reconocen, se identifican y se dan cuenta, nos damos cuenta realmente que “no somos una Mujer con mil caras, somos mil Mujeres detrás de un mismo rostro”.

Que disfrutéis con la luz de estas Mujeres reempoderadas, maestras que han ido apareciendo en mi Vida y que se desnudan ante todas aquellas que algún día quieran andar este camino de mil colores donde solo Tú decides donde quieres ir y a donde quieres llegar.

Gracias a todas, mil, millones de Soles y Lunas en vuestro camino.

Rous.

 

Gabriela Angueira, alumna de danza y participante del taller de “Los 7 Infinitos” y La danza por los Arquetipos Femeninos.

Me crucé por primera vez con su nombre a través de las redes sociales.  
Debo decir que me llamó la atención la imagen que acompañaba aquél comentario (Rous en cuclillas disfrutando de su sangrado libre). Hubo algo que se removió profundo en mi cuerpo, un reconocimiento, una sensación de sentirme proyectada en esa imagen, un enorme deseo de traer “eso” a mi vida. No supe de qué se trataba “eso” hasta que conocí a Rous personalmente.
Le propuse organizar un encuentro en Barcelona con la enorme certeza de que “eso” era algo que tenía que sembrarse, expandirse; “eso” tenía que llegar cada vez a más y más mujeres, para romper cadenas, darnos alas, y contribuir al cambio de paradigma que todos los seres necesitamos. Organizamos aquél maravillo encuentro en diciembre de 2013, y sólo tuve que abrazar a Rous, sentirla con todos mis sentidos en ese abrazo, para saber que ella traía “eso” en su piel, en su sangre, en su útero. 
“Eso” es aquello que nos han arrebatado, tras los siglos de los siglos; “eso” es también todo aquello que hemos ido cediendo, generación tras generación; “eso” es todo aquello que nos define como mujeres y que necesitamos recuperar, por nuestro propio bien y por el bien de (parafraseando a Rous) “todas las mujeres que fueron, que son y que serán”. Necesitamos volver a sentir la magia de los ciclos en nuestro cuerpo, en nuestras emociones, en nuestro espíritu; necesitamos reconectar con “eso” que somos: mujeres cíclicas, seres intuitivas por naturaleza, seres dotadas de inmensa sensibilidad. “Eso” que perdimos lo recuperamos pisando descalzas la tierra seca, la tierra húmeda, olfateando la llegada de la lluvia, desnudándonos frente a nosotras mismas y abrazando ese, nuestro hermoso cuerpo; “eso” que perdimos lo recuperamos reuniéndonos en círculos para recordar, en cada encuentro, que todo nuestro poder reside en nuestro vientre.
Los encuentros con Rous son auténticas celebraciones, maravillosas akelarres donde las mujeres experimentamos (tal vez por primera vez) la verdadera esencia de la relación de mujer a mujer. Son espacios de hermandad, solidaridad y mucho, mucho crecimiento.
El trabajo de Rous nos facilita un espacio y un tiempo para la transformación interna, un entorno de seguridad y confianza para que todo lo que tenga que ser SEA, y cada mujer pueda hacer su propio proceso con el franco respeto de todas las demás mujeres presentes, apoyadas y abrazadas por la presencia de Rous, que es a la vez maestra, madre, amiga y hermana, compañera de camino.
Con humildad. dedicación y muchísimo amor, Rous nos regala en cada encuentro los frutos de su propio trabajo personal y yo me inclino a sus pies por tanto despliegue de belleza, de fuerza, de coraje y de vocación al servicio y al trabajo bien hecho. Gracias, bella loba, por darme la mano y acompañarme en este sendero. 

 

Olga Llaó, participante de la  Formación.

Un día en la formación de los 7 infinitos de tu cuerpo Rous nos dijo: – “Parece que cuando venís aquí, vais a la guerra…” En mi caso, ha sido así… una guerra fría con mi ego, con mi zona de confort, con mis pensamientos negativos: – “ya estás bien aquí, no necesitas ir allí, qué vas a hacer tu allí? Quién te crees que eres?, la gente normal no hace estas cosas…” -. 

Una batalla contra años y años de etiquetas autoimpuestas, permitidas y interiorizadas bajo la piel… que limitan, empequeñecen, te callan y te paralizan…

Una formación que ha significado una mirada cara a cara a los ojos de mis miedos: a los inventados, a los irracionales y a los paralizantes de verdad (paralizantes como nunca antes había sentido).

Al final, tras bailes infinitos, danzas abrazadas, reconocimiento en los ojos de mis hermanas, gritos, lágrimas, risas, calores sanadores y cantos y más cantos con el fuego, el agua, la tierra y el aire, la guerra se convirtió en un viaje que acaba de empezar… No me ha dejado cicatrices ni heridas, no ha corrido la sangre, sólo la sangre sagrada que mes a mes ha ido sanando mis sí anteriores heridas y cicatrices…

Dicen que cuando haces algo que te da mucho respeto, y a pesar del miedo continúas porque sientes esa certeza muy adentro, como una fuerza que te impulsa a continuar, es porque es parte de tu camino hacia el reencuentro.

Esto ha significado esta formación para mi: un camino hacia la autoresponsabilidad, hacia el hacerse cargo de una misma y autocomprometerse y Rous nos ha guiado a cada paso con sinceridad, amor, fuerza y (como dice ella) nada de compasión, porque ya nos hemos compadecido bastante, ahora es el momento de hacernos cargo de nosotras mismas, hasta aquí hemos llegado… a partir de aquí me hago cargo de mi misma y me escucho, respeto, encuentro y construyo día a día. 

Gracias infinitas Rous, por todo, por nada, por ser y estar.     

 

Laura García, participante de la  Formación, Círculos y organizadora de mis eventos.

Quiero agradecer a Rous Baltrons su entrega y dedicación inagotable por y para el despertar de las Mujeres. Es un regalo para mi el que nuestros caminos se hayan encontrado. Sin tu apoyo durante estos meses no hubiera sido lo mismo hermana loba. El hacernos llegar esta gran herramienta que es la Formación tanto para nosotras como para poder acompañar a otras mujeres en su camino, no tiene precio. Con mucho amor y admiración.

 

Susana Arias, participante de la  Formación y al taller de “Los 7 Infinitos”.

Desde el fuego de mi útero, desde el aliento de mi danza, desde el agua de mi sudor, desde la tierra de mi Cuerpo, TE AMO Rous  Mi Maestra, incondicional acompañante, hermana de Tierra..INFINITAS GRACIAS por mostrarnos TODO de esa manera tan tuya, potente y sutil a la vez.

Has puesto a nuestra disposición infinitas puertas e innumerables senderos en los que nos hemos perdido una y mil veces…aho!

Nos has llevado al limite de todo nuestro SER una y otra vez, poniendo a prueba en cada instante nuestras resistencias…aho!

Contigo, mi cuerpo y la danza se han convertido en uno. Y ya no hay división posible en esta apertura de pecho, de piernas, de brazos, de boca…de cuerpo y alma!…aho!

Las letras y los libros sobran contigo, porque TODO está grabado en nuestras células que reaccionan de manera innata ente el ritmo del tambor y la vibración de la caracola…aho!

La formación de los 7 Infinitos ha sido para mi un MARAVILLOSO DESPERTAR Y REENCUENTRO CONMIGO MISMA. RespetarME, amarME, escucharME, complacerME han sido los grandes descubrimientos de MI VIDA. Sigo caminando en mi regreso, y no pienso parar!! porque en esta espiral ya no hay vuelta atrás y tampoco la quiero.

Ahora puedo gritar a los 4 vientos que.. ¡¡SI! ¡TODO ESTA EN MI! Así lo siento y es MARAVILLOSO!   Te admiro y te agradezco profundamente todo tu trabajo Rous!

 

Laura López, participante de la  Formación y alumna de danza.

Permitirme re-conocer/me a través de su trabajo, como fue en mi participación en los 7 infinitos de tu cuerpo (la formación) ha sido y continuara siendo un gran trabajo de amor, confianza y compromiso con lo aprendido y principalmente conmigo misma para desarrollar desde dentro cualquier cambio que quiera ver a mi alrededor. Ha sido una hermosa experiencia de superación y auto- conocimiento, donde las herramientas que nos ofrece son despertar y sacar a la luz todo lo que ya poseemos.

Nada mágicamente te ayudara a ver con claridad…solo puedes estar alerta y dejarte sentir/fluir desde el amor. Es al limite donde llegas de su mano y en esa cueva oscura y lúgubre donde se cuecen las limitaciones que “crees” tener, lo que te “crees” capaz de no hacer…esta la sanación, el trascender y transformar tu vida en realidad. Abraza la oscuridad para luego amar tu luz.

 

Zuriñe Fermández, participante de la Formación y del taller “Los 7 Infinitos”

Rous es el espejo en el que bailé con todos mis fantasmas. El que necesitaba para por fin asumir, con todo mi ser, no solo con mi mente la mujer libre que soy. La maravilla que soy.

La vida y la creación que exsudo por cada poro de mi piel. De hacer real, sencillo y físico aquello que tanto soñé.

Aceptarme, amarme y disfrutarme por encima de todo. Hermana del camino de mil colores. GRACIAS. 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: